• Inicio
  • Sociedad
  • Luego de numerosos reclamos refaccionarán al Normal N° 5 de Barracas
Sociedad

Luego de numerosos reclamos refaccionarán al Normal N° 5 de Barracas

Es una de las escuelas más antiguas de la Ciudad, estudian más de 2000 alumnos; sufre humedad y caída de revoques. El Gobierno porteño invertirá $70 millones.

El Ministerio de Educación e Innovación de la Ciudad prevé recuperar la deteriorada Escuela Normal Superior Nº 5 General Don Martín Miguel de Güemes, ubicada en Arcamendia 743, una de las instituciones educativas más antiguos con 110 años en funcionamiento y declarada monumento histórico nacional. A esta escuela del barrio de Barracas asisten más de 2000 alumnos, pero padece un avanzado estado de deterioro.

El año próximo se destinarán 70 millones de pesos para refaccionar la institución. El edificio sufre las inclemencias del paso del tiempo como humedad y caída de revoques. El proyecto prevé la renovación de la instalación eléctrica y de gas, trabajos de albañilería, pintura, y mejora de la fachada y del entorno, explicaron a La Nación desde el Ministerio de Educación. Algunas de estas obras como la instalación eléctrica, la impermeabilización de cubiertas planas y el tratamiento del exterior, incluyendo pintura antigrafiti, ya empezaron.

El inmueble ocupa una manzana entera junto a las vías del ferrocarril Roca en la Comuna 4. La construcción fue diseñada por el estudio de Carlos Agote y Alberto de Gainza, y aún conserva lo esencial de su estructura edilicia original: dos pabellones de planta baja y primer piso unidos por el salón de actos, cuyas puertas se abren a un corredor que antiguamente se continuaba en el patio de recreo y actualmente lo hace en el gimnasio.

“El conjunto arquitectónico se destaca por la excelencia de los materiales utilizados, su calidad constructiva y las notables fachadas a lo largo de las calles”, consignó el decreto de 2015 que impulsó su declaración como monumento histórico nacional.

Según Teresa de Anchorena, presidenta de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos, se trata de “un buen ejemplo del patrimonio de la arquitectura de la educación, fruto de más de un siglo de construcción pública y privada, que tiene tanta importancia para nuestro país. En todo el territorio argentino hay innumerables escuelas, colegios y universidades de notable valor histórico, social y cultural, varios ya declarados monumentos históricos nacionales que debemos preservar de la mejor manera con la participación de toda la sociedad”.

El edificio fue construido en 1894 y en 1909 se desarrolló la primera clase. Albergó en sus orígenes una escuela de varones y otra de niñas. La escuela posteriormente se conformó con un ciclo básico igual que el bachillerato y un ciclo superior de magisterio. En la actualidad, abarca todos los niveles de la enseñanza: inicial, primaria, media y terciaria.

Hoy, los edificios emplazados en la parcela que abarca la institución son el nivel primario, hacia la calle Suárez; el nivel medio, sobre la calle Arcamendia, y el nivel inicial, sobre Arcamendia y Rico. En el nivel medio funcionan en forma conjunta el Normal Nº 5 y el Liceo Comercial Nº 3 José Manuel Estrada.

En 2016 miembros de la Comisión Nacional de Monumentos visitaron el sitio y sugirieron su puesta en valor. “Se observó un alto grado de deterioro tanto sobre la fachada como en el interior del establecimiento. Existen aulas y locales con problemas de desprendimiento de revoque y mampostería y se detectaron predominantemente problemas de humedad ascendente por cimientos y descendente, proveniente de filtraciones provocadas por pinchaduras en desagües pluviales y acumulación de agua en cornisas, tal como lo evidenciado por la vegetación crecida en algunos sectores”, señaló el informe del organismo. Además, la comunidad educativa denunció en reiteradas oportunidades la presencia de ratas dentro del colegio.

Desde la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) señalaron a La Nación que la situación edilicia del Normal Nº 5 “es precaria”, ya que hace mucho tiempo que no se encara una obra integral estructural de todo el edificio central. “Dos años atrás la instalación eléctrica tuvo desperfecto y se incendió. El perímetro del edificio está en ruinas, hay humedad de cimientos y caída de revoques internos y externos”, señalaron los docentes.

Related posts

La Ciudad deberá indemnizar a un ciclista que se accidentó en Palermo

Mi Buenos Aires

Sigue el mal tiempo: más lluvias y tormentas con actividad eléctrica y ocasional granizo

Mi Buenos Aires

Se derrumbó una escuela en construcción en Villa Lugano

Mi Buenos Aires